David

Acerca de… David Cadena.

El Principio

Nací en el Hospital viejo de Valladolid, así que soy de pura Cepa Castellana, como diría cualquier abuelo de la zona.

Pero a pesar de eso siempre he sido un viajero “emigrante” desde muy pequeño.

De padre Ecuatoriano y madre Española, esto hizo que pasara toda mi infancia en Ecuador: Un maravilloso país, donde pude aprender desde muy temprana edad los gustos y las costumbres de la gente Latina.

Y es que siempre mi madre me solía repetir un refrán que hasta ahora lo sigo poniendo en práctica. Y que siempre me ha funcionado y nunca me ha fallado.

“Donde fueres haz lo que vieres”

 

Mi primer titulo.

Mi primer titulo.

 A los 5 años conseguí mi primer título, el cual sería el inicio de una colección más que importante.

La gente de mi quinta, o incluso diez años menos, creo que sufrimos y padecemos del llamado titulitis.

Sí,ese trozo de papel que te lo vendían en las universidades, institutos de EFP (Estudios de Formación Profesional) como el Santo Grial que te garantizaría un puesto de trabajo digno, JAJAJA me parto…..

A los 10 volví a España y con ello mi acento español también.

En esos tiempos, al no haber tantos emigrantes latinos en España, como hoy en día, la gente pensaba que era de canarias y el profesor me hacía leer casi todos los días en clase. Por ese acento tan particular y poco conocido.

Cuando me di cuenta ya era mayor de edad y estaba a punto de empezar la  universidad.

Siempre he querido ser mi propio jefe así que estudie ADE (Administración y Dirección de Empresas)

Ahora sé que este fue mi gran error….

Mi primera salida en solitario.

Al final logré terminar la carrera, que para mí más que todo fue una maratón, y la termine gracias a dos Erasmus que hice, si, si, has leído bien ¡DOS!

¿Qué pasa? ¿No sabías que era posible? 

Esta fue la primera gran lección que aprendí en la universidad,.“

Nunca aceptar un ¡NO! por respuesta” siempre hay alguna manera y si no la hay la buscas.

Yo lo conseguí, por pesado, tengo que reconocerlo, maree a todos los departamentos y administraciones universitarias hasta que encontré la formula.

En fin: mi primer gran acierto en la vida universitaria fue elegir un destino de habla inglesa.

Todo el mundo elegía Londres, Oxford, Cambridge, Manchester, Dublín, etc  pero como mis notas… pufffff lo tenía bastante crudo.

Más bien eran bajas no podía aspirar a esos destinos, ni a elegir destino, pero por suerte me concedieron, Coleraine una ciudad de Irlanda del Norte.

Esto me cambio la vida, el sistema educativo no es como España.

Aquí lo normal era ir a clase 3 o 4 días por semana, y el resto dedicarlo a otras actividades.

Como a mí me gusta viajar, me dedique a eso.

Para ello me toco trabajar, ya que mi beca en 1999 (año en el que use mucho la calculadora para manejarme con 3 monedas distintas a la vez) eran unas…                              

50.000 Pesetas = 300 Euros = 242,16 GBP, que en ninguno de los casos llegaba para mucho.

No obstante este año, me abrió la mente, mejore mi Ingles, hice amigos de todo el mundo y de la geografía española también.

Conseguí viajar por:  Escocia, Países Bajos y casi toda Irlanda

Todo esto lo compaginaba con dos trabajos, para mantenerme.

Lo mejor de todo que aprobé todas sin mucho esfuerzo.

Los exámenes eran asequibles y con estudiar lo normal podías aprobar, no como en España que ponen exámenes para pillar a la gente y reducir la tasa de aprobados.

Lo peor la vuelta a casa, y la cruda realidad.  Como dice el refrán

 “Todo lo bueno se acaba”

Después de un año fuera ves que nada ha cambiado,  todo sigue en su sitio y parece como si no te hubieras ido nunca, claro que nada cambio.

¿Qué pensabas? El que cambio has sido tú, que tienes un concepto más amplio de la vida y de las personas.

Post Erasmus

Me sentó fatal y me negaba a que eso terminara, así que enseguida puse en marcha mi plan de “Regreso a la vida Erasmus”.

Fue un año de un choque duro, sobretodo el volver a meterme en casa, después de un año de libertad, pero tenía una meta fijada y un plan.

Sabía que era lo que tenía que hacer y como lo tenía que hacer.

Me enfoqué en aprobar las que necesitaba y en buscar un destino barato, al que nadie iba,  me puse a ello y al final del año conseguí mi propósito después de mucha burocracia, mi segundo Erasmus estaba en camino.

¡ ATENTO ! Free Mover lo llaman.

Esta vez ya sin beca, (solo te la dan la primera vez) pero si con el reconocimiento de la convalidación de estudios, que para mí era un tesoro.

Hungría y Budapest me esperaban, solo por un cuatrimestre pero era todo lo que necesitaba para conseguir ese impulso final y terminar mi maratón particular…, digo carrera.

La experiencia en Budapest fue tan fantástica como la primera, una pena que durara muy poco, pero pude conocer el país más afondo, visitar Eslovaquia, Republica Checa, Austria, Polonia y darme una vueltecita por Rumania, aparte de ganar grandes amistades que todavía mantengo.

¿Terminaste la universidad y ahora qué?

Pues estaba claro, más, más títulos y formación, para estar súper preparado y conseguir ese trabajo soñado y bien remunerado, vamos un cuento chino.

En fin hice un Master de Comercio Exterior, (que se unió al de Mercado Bursátil, Monitor de Tiempo Libre, Manipulador de Alimentos, algunos de Ingles , etc…)

Era justo lo que buscaba, viajes y negocios en una misma profesión,  pero después de las practicas en una empresa, me di cuenta que todavía me faltaba soltura con el Business English.

Mi hermana estaba en Londres, no me lo pensé, me fui para mejorar mi inglés, encontrar un trabajo de oficina, y aquí es cuando morí.

Me convertí en un muerto viviente, durante casi 3 años.

Cuando me dio por dejar el trabajo justo antes de irme de vacaciones 3 semanas a Brasil.

Necesitaba un cambio, me di cuenta que algo no funcionaba. Pero no sabía muy bien el que.

Una vez allí, al no tener la obligación de volver me quede 4 meses y aprendí portugués, después de este break, una vez más volví a Londres, España pasaba la peor crisis en mucho tiempo y no era opción volver a buscar trabajo y empezar de cero como yo pretendía.

 

Mi cara de ENCERRADO y mi cara de LIBERTAD

Mi cara de ENCERRADO y mi cara de LIBERTAD

 

Me vi trabajo en Londres y nuevamente volví a ser un muerto viviente, durante otros 6 años más en los que trabaje en dos empresas más y una multinacional.

Donde nunca me apasionaba lo que hacía. Por eso decidí que tenía que cambiar así que lo deje todo una vez más y volví a España para abrir un restaurante con un amigo.

Fué un tremendo error pero por lo menos intentaba cosas.

Buscando ese… ¿Qué se yo?   ¡Joder!  no tenía ni p… idea de lo que estaba buscando, pero insistía.

Después me mude a Barcelona a trabajar con un contrato temporal en otra multinacional.

Esta vez fue una desilusión más, se terminó el contrato y después de intentarlo y hacer muchas entrevista para conseguir, ese trabajo anhelado donde eres valorado, y poder usar todas mis capacidades y habilidades, llegue a la conclusión de que si no quería volverme loco o hacer alguna locura debería invertir mis energías en algo positivo…

Así que me di cuenta, a los 37 años, 32 países recorridos, vivido en 5 países distintos, que lo mío no era estar atado en una silla, sino ser un nómada digital  y así surgió este blog.

En definitiva, una vez más deje de ser un muerto viviente, ahora estoy despierto, más vivo que nunca, vuelvo a saber lo que quiero, se cómo conseguirlo y voy a por ello.

A partir de aquí… todo es posible. Millones de oportunidades me esperan ahí afuera.                 

¿Me acompañas a conseguirlo? seguro que te animo a realizar tus sueños también.

“Hasta el infinito y más allá” – Buzz Lightyear

32 Países que he abrazado y disfrutado y muchos más que me quedan por visitar.